Frutas cítricas:

Aumentar el tamaño del texto Disminuir el tamaño del texto
ImprimirEnviar esta noticia

FRUTAS CÍTRICAS

titulo

Las regiones citrícolas de la Argentina poseen condiciones agroecológicas muy favorables que aseguran la obtención de elevados rendimientos, buena calidad y continuidad de cosecha. Los principales cítricos producidos en el país son: Limón, Mandarina, Naranja y Pomelo

LIMÓN


La Argentina es el principal productor y procesador mundial de limones, y la provincia de Tucumán, que forma parte de la Región del Noroeste Argentino (NOA) junto con Salta y Jujuy, concentra el 90% de la producción nacional total.

Esta región ha logrado una óptima calificación de sus cultivos y abrió las fronteras de los mercados de Estados Unidos y del Japón, conocidos por las altas exigencias que imponen al ingreso de productos en sus territorios. Lograr producir un limón de óptima calidad para consumo en fresco e industrialización, exige un entorno donde prevalezca la humedad moderada y sostenida a lo largo del año, así como suficiente luz solar, inviernos frescos y veranos cálidos.

Otras zonas productoras, aunque de menor importancia, son la Región Mesopotámica, formada por las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos, y la Región del Litoral, de la que forman parte Santa Fe y Buenos Aires.

El predominio argentino en la exportación de esta fruta, se debe no sólo a la calidad de sus tierras y climas, sino también a una importante infraestructura logística obtenida con el desarrollo continuo de los puertos fluviales de la zona del Río Paraná, que cuentan con gran capacidad de almacenamiento y con las más actualizadas tecnologías de carga y descarga de buques.


Principales variedades producidas: Eureka, Génova; Lisboa; Limoneira


MANDARINA

Las mandarinas argentinas compiten exitosamente en el mercado internacional y acompañan el incremento continuo de la oferta global, con productos de alta calidad y precios competitivos. La producción argentina es requerida en el mercado de fresco en contraestación y son sus principales demandantes los Países Bajos, el Reino Unido, Canadá, Rusia y Filipinas. La Argentina cuenta con una amplia gama de variedades que permiten abastecer el mercado durante casi todo el año.

Las principales provincias productoras de mandarinas son Entre Ríos y Corrientes, ubicadas en la Región Mesopotámica. La Región del Noroeste Argentino (NOA), conformada por las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán, aportan su excelente producción temprana y tardía. Por último las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, que se encuentran en la Región Litoral, constituyen la zona más austral de la Argentina en cuanto a la producción de cítricos se refiere.

Principales variedades: Murcott; Clementita; Dancy; Ellendale; Clementina Fina; Malvasio; Okitsu; Clemenules y Satsuma


NARANJA

Desde los inicios de la colonización, la Argentina cuenta con plantaciones de naranjos en dos regiones, las que han pasado a ser tradicionalmente citrícolas para el país. La Región del Noroeste Argentino (NOA), compuesta por las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán, y la Región Mesopotámica conformada por las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos. La producción citrícola de esta última se ha ido expandiendo hasta lograr otro polo importante en lo que hoy se denomina Región del Litoral, zona que incluye al extremo sur de la provincia de Santa Fe y una parte del norte de la provincia de Buenos Aires.

La Argentina participa en el comercio mundial de naranjas, el cítrico más demandado en el mundo, con gran cantidad de variedades, tales como las de ombligo, las lisas y las sanguíneas, diferenciando la época de cosecha según la zona en que se cultiven. La diversidad de territorios y de características climáticas, entre los paralelos 20 y 40, hacen que el potencial de producción de cítricos de alta calidad sea muy elevado, logrando que las naranjas argentinas presenten una coloración muy buena, una característica importante para el mercado internacional del producto en fresco. Al mismo tiempo, los productores argentinos se están especializando en cultivar variedades de naranjas cuyo descascarado o pelado sea lo más simple posible para facilitar el trabajo del consumidor final.

Principales variedades: Valencia Late; Valencia Seedless; Moro Blood; Washington Navel; Navel Late; Lane Late; Delta Seedless y Salustiana


POMELO

Al igual que el resto de la producción citrícola argentina las zonas de cultivo del pomelo pueden diferenciarse en tres regiones:

La Región del Noroeste (NOA) con Salta, Jujuy y Tucumán como provincias oferentes de esta especie cítrica. La Región Mesopotámica, entre los Ríos Paraná y Uruguay, conformada por las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos. La Región del Litoral, ubicada sobre el brazo sur del Río Paraná, de la que forman parte las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Así, las regiones citrícolas argentinas se encuentran en áreas diferenciadas y diversas, cuyas condiciones climáticas presentan, desde una ausencia prácticamente total de lluvias y heladas (como en algunas zonas de Salta y Jujuy) hasta zonas con mayor riesgo (NE de Buenos Aires) pero que igualmente se ubican por debajo de los límites convencionalmente aceptados.

El pomelo argentino tiene amplia demanda en los mercados más exigentes del mundo. Sus principales importadores son los Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Rusia, y su comercio alcanza un promedio de treinta mil toneladas en los últimos años.

Principales variedades: Marsh Seedless (White Marsh); Ruby Red; Río Red; Star Ruby; Rouge La Toma.