Producción Forestal:

Aumentar el tamaño del texto Disminuir el tamaño del texto
ImprimirEnviar esta noticia

PRODUCCIÓN FORESTAL

titulo

Información General del Sector


Contexto internacional


La principal fuente de abastecimiento de madera del mundo son los bosques espontáneos. Según informes de la FAO (Organismo para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas) la superficie mundial de bosques nativos es de 3.400 millones de hectáreas, de las cuales 1.640 millones corresponden a bosques templados y boreales, mayoritariamente compuestos por coníferas y 1.760 millones a bosques y selvas tropicales. Por otra parte, la superficie de bosques implantados se estima que abarca 200 millones de hectáreas.

Sin embargo, a causa de la deforestación, la pérdida neta de superficie forestal mundial es alarmante y cada año alcanza unos 7.3 millones de hectáreas, lo que equivale al 0,18% de la superficie de bosques del planeta. El 65% de la pérdida anual de bosques se concentra en Sudamérica principalmente en la región amazónica, alcanzando 3.1 millones de hectáreas al año (Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2005. FAO, 2005).

El consumo mundial anual de madera es aproximadamente 4.100 millones de metros cúbicos, el 56% de este volumen es utilizado como combustible, fundamentalmente en países subdesarrollados, los cuales poseen la mayoría de las reservas boscosas de especies latifoliadas, y el 44% restante es industrializado, predominando la utilización de maderas de coníferas.

Los principales proveedores de madera de coníferas son Canadá, Estados Unidos, Rusia y Suecia. Mientras que los principales productores y exportadores de madera de latifoliadas son Estados Unidos, Brasil, Malasia e Indonesia.

A pesar que algunos países en desarrollo, como Brasil y Chile, tienen una importante participación en la actividad forestal, el comercio mundial de la madera está muy concentrado, y es así, que los principales flujos comerciales se dan entre países desarrollados. En 2003, Europa, América del Norte y Asia representaron el 56, 26 y 11%, respectivamente, del valor de las exportaciones mundiales de productos madereros (El nuevo panorama mundial del comercio de productos madereros. FAO, 2004). Esta polarización del comercio se ve reflejada en el consumo de madera per capita que es 8 veces superior en los países desarrollados.

Según FAO, el movimiento anual relativo a la madera en rollo, la madera aserrada, y la pasta celulósica y el papel supera los 200 mil millones de dólares, contribuyendo con aproximadamente el dos por ciento del producto interno bruto mundial, y que representa el tres por ciento del comercio internacional de mercancías.

La producción mundial de muebles se encuentra particularmente concentrada. EE.UU., Italia, China y Alemania representan mas del 50% de la misma, que en 2005 fue aproximadamente de 267 millones de dólares (De acuerdo a un estudio realizado por CSIL -Centro Studi Industria Leggera-). Para ese mismo año el comercio mundial del mueble fue aproximadamente de 82 mil millones de dólares.

El principal exportador de muebles es China, que ha logrado un protagonismo y una expansión sorprendentes, aumentando su participación del 3 % en 1995 al 14 % en 2005, superando a países tradicionales del sector como a Italia, Alemania y Polonia. EEUU es el principal importador con el 32% . (Revista Asora, 2006).

En los últimos años han ocurrido cambios importantes en el mercado mundial forestal, principalmente como consecuencia de tres hechos. Por un lado, la nueva importancia de China como importador y exportador, por otro, los cambios de política en la Federación de Rusia que influyen en el suministro mundial de madera, y por último, la transformación de muchos países tropicales, antes exportadores de productos primarios, en exportadores de productos madereros secundarios (El nuevo panorama mundial del comercio de productos madereros. FAO, 2004).

Finalmente las proyecciones para los próximos años, esperan que debido al crecimiento demográfico, el incremento del PBI de los países asiáticos, africanos y de Europa del Este, provocaría un aumento en la demanda de productos forestales, que deberá ser satisfecha por los propios mercados internos o por importaciones. Por otro lado, las restricciones ambientales que presentan los países desarrollados hace que la tendencia sea asegurar el incremento de las necesidades de abastecimiento mediante bosques implantados, con especies de rápido crecimiento como son los pinos, los eucaliptos y las salicáceas. Paralelamente, estas forestaciones y reforestaciones, están consideradas como una de las opciones para el secuestro de carbono en la mitigación del Calentamiento Global, dentro del denominado Mecanismo de Desarrollo Limpio (uno de los tres Mecanismos de Flexibilización que establece el Protocolo de Kyoto).


Contexto Nacional

Según datos oficiales, Argentina cuenta con 31.443.873 hectáreas de bosques nativos, que incluyen formaciones selváticas subtropicales, parques, montes y bosques de clima templado frío (Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, SAyDS, 2007) y 1.115.655 hectáreas de bosques implantados (Actualización del inventario de plantaciones forestales Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación, SAGPyA 2005), predominando forestaciones de pinos, eucaliptos, sauces y álamos, el 80% de las cuales se concentran en la Mesopotamia y el Delta del río Paraná.

De acuerdo a estadísticas de la SAGPyA, para el año 2003, en Argentina la extracción de rollizos de bosques implantados se acercó a los 10 millones de metros cúbicos. Por otro lado, según datos de la SAyDS, la extracción de rollizos de especies nativas para el mismo año totalizó 913.562 metros cúbicos.

Del total del consumo aparente de rollizos de bosques implantados, casi el 50% tiene como destino la elaboración de pasta celulósica, el 30% la industria de la madera aserrada y el resto se reparte entre la producción de tableros y faqueado-debobinado para la producción de chapas de madera. En cambio, el principal destino de los rollizos de bosques nativos es el aserrado. No obstante, la mayor parte de la madera que consumen los aserraderos proviene de los bosques de cultivo.

La mayoría de las industrias del aserrado, de remanufacturas de la madera y de producción de tableros, están localizadas próximas a los centros de abastecimiento de materia prima, siendo la región mesopotámica el polo foresto-industrial mas importante y desarrollado del país. A diferencia de ello, las industrias que incorporan mayor valor agregado, como por ejemplo la del mueble, están instaladas en los principales centros urbanos, como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

La industria del mueble, luego de una década decreciente, ha experimentado, a partir del año 2002, una sensible recuperación del empleo llegando a los 18.800 puestos de trabajo distribuidos en 2.640 industrias. El comercio argentino de muebles de madera -que históricamente fue deficitario- desde 2002 se muestra balanceado, aunque con cierta tendencia negativa. En 2006 se exportó por 22 millones de dólares, mientras que se importó por 28 millones.

La balanza comercial de los productos forestales ha sido históricamente deficitaria y lo continúa siendo, con excepción del año 2002, como consecuencia de la devaluación de la moneda y la notable dismunición en las importaciones. Durante 2006 el comercio exterior de la industria maderera alcanzó el récord en exportaciones llegando casi a los 400 millones de dólares, mientras que las importaciones alcanzaron 200 millones de dólares. Los principales productos madereros exportados fueron madera aserrada de coníferas, seguido de tableros de fibra y tableros de partículas. (Asora- FAIMA). El principal mercado de los productos argentinos es Estados Unidos, seguido de Brasil, España, China y Chile, entre otros. (Revista Valor Agregado. Anuario 2005).


La participación del CFI

Además de atender las múltiples y muy diversas demandas de los Estados provinciales miembros que abarcan desde estudios de ordenamiento territorial de regiones boscosas e inventarios de bosques nativos e implantados hasta estudios del mercado nacional e internacional, el CFI ha concentrado su accionar, en su vinculación con el sector privado, atendiendo las necesidades de las industrias de producción de madera aserrada, remanufacturas de la madera y muebles, por ser micropymes el perfil mayoritario de las empresas que se dedican a ella. En este sentido, los principales ejes de sus acciones pasadas y presentes están dados por la capacitación, principalmente la planificación y la gestión empresaria, y la asistencia en la comercialización, interna y externa.

Se pueden mencionar como representativos de este accionar, seminarios nacionales e internacionales sobre planificación y gestión de la producción en la industria del mueble y afines; aprovechamiento integral de la madera; nuevas tecnologías, mercado y diseño, entre otros temas, con docentes de instituciones nacionales e internacionales; misiones técnico-comerciales a las ferias más importantes del mundo, con stands institucionales donde las empresas pudieron exhibir sus productos (FIMMA-Maderalia, en Valencia, España; Internacional Home Furnishings Market, en High Point, EE UU; Feria Internacional del Mueble, en Valencia) y rondas nacionales e internacionales de negocios, con los operadores comerciales más importantes de los principales países importadores de productos derivados de la foresto-industria (EE UU, Canadá; España, Italia, Mercosur).

Hacia el futuro, sin descuidar los ejes mencionados, se continuarán promoviendo acciones que lideren, complementen o articulen las amplias necesidades del sector en su conjunto, en sintonía con otros organismos públicos o privados internacionales, nacionales y/o provinciales.